Casos en los que sería necesario acudir a hacernos una revisión de suelo pélvico

  1. Si has dado a luz recientemente, sobre todo si ha sido un parto vaginal.
  2. Si ha sido un parto instrumental (con fórceps, palas o ventosas).
  3. Si te han hecho una episiotomía.
  4. Si estás embarazada, o te quieres quedar embarazada-
  5. Si estás pre-menopáusica o ya tienes la menopausia.
  6. Si tienes sobrepeso, o cogiste más de 15 kg durante el embarazo.
  7. Si sufres estreñimiento.
  8. Si te cuesta retener los gases.
  9. Si se te escapa el pis con esfuerzos (al toser, estornudar, reírte, saltar).
  10. Si de repente te entran ganas de miccionar y no llegas al baño.
  11. Si te tienes que levantar varias veces por la noche al baño.
  12. Si tu madre o hermanas han tenido pérdidas de orina.
  13. Si trabajas teniendo que estar mucho tiempo de pie, o cogiendo peso.
  14. Si tienes niños pequeños y los tienes que coger mucho.
  15. Si realizas deportes de impacto con frecuencia (por ej. correr, padel, tenis, zumba…).
  16. Si eres una persona sedentaria (no realizas ningún deporte).
  17. Si has tenido infecciones de orina de repetición (cistitis).
  18. Si padeces enfermedades respiratorias (alergia al polen, fumar…).
  19. Si has sufrido una intervención quirúrgica ginecológica, reciente o hace tiempo.
  20. Si notas un bulto en tus genitales.
  21. Si notas sensación de ocupación en el vientre.
  22. Si tienes sensación de adormecimiento o parestesia en la zona genital.
  23. Si tienes molestias o dolor en las relaciones sexuales.
  24. Si tienes curiosidad de cómo está tu suelo pélvico.
  25. O simplemente porque quieres quedarte tranquila y cuidarte.Si has dado una respuesta afirmativa a alguno de estos puntos te animamos a que vengas a hacerte una revisión de suelo pélvico gratuita y sin ningún compromiso.

¿En qué consiste una revisión de suelo pélvico?

  • Inicialmente hacemos una serie de preguntas para conocer qué síntomas tienes, qué factores pueden favorecerlos o agravarlos, ver cómo te afecta a tu vida diaria, si haces ejercicio… y de este modo registrar tu historia clínica.
  • Observaremos el estado del abdomen: si hay diástasis por ejemplo (separación de los abdominales), cómo reacciona el abdomen al toser, al respirar (valorando el estado del diafragma) y el aspecto exterior de la vagina.
  • Posteriormente pasamos a hacer un tacto vaginal, al cual procederemos con mucho tacto y al ritmo que tú nos vayas marcando. Con esa palpación valoraremos el estado de la musculatura pelviana (si hay hipotono o por el contrario mucho tono) y te pediremos que hagas una serie de contracciones y ejercicios guiados para ver cómo contraes la musculatura.
  • Con toda esta información te daremos un diagnóstico, además de facilitarte unas pautas a seguir específicas para tu caso (recomendaciones para mejorar tus hábitos, ejercicios específicos para tu musculatura perineal, etc).
  • Finalmente, si tuvieses alguna disfunción y fuera necesario tratarte, tenemos a tu disposición todas las técnicas indicadas en el tratamiento del suelo pélvico:
    • Masaje y drenaje perineal.
    • Punción seca de la musculatura externa.
    • Elecroestimilución con biofeedback de la musculatura afectada.
    • Aplicación de radiofrecuencia (Indiba Activ) para una mayor estimulación de la regeneración celular del colágeno de las fibras.
    • Estiramientos musculares.
    • Vendaje de la musculatura periférica.
    • Ejercicios de Kegel, depresivos e hipopresivos.

¿Por qué acudir a un fisioterapeuta?

Porque el fisioterapeuta especializado en suelo pélvico es el profesional que te puede orientar, reeducar y tratar las disfunciones del suelo pélvico. Previamente puedes consultar con tu médico general, con tu ginecólogo y especialmente con tu matrona, para que descarten patologías más graves. Por todo esto te esperamos en el Centro Médico Fuentespina, para poder orientarte y que encuentres el tratamiento más adecuado y adaptado a tus necesidades.