La osteopatía de pubis o pubalgia es la inflamación dolorosa de las inserciones musculares en la zona de las ramas púbicas; estas inserciones provocan tensión en la sínfisis del pubis (que es la articulación que una las dos ramas pubianas) incluso llegando a producir un pequeño cizallamiento entre las dos ramas. Estas inserciones óseas pueden verse afectadas por el excesivo esfuerzo de los musculatura aductores pero también de los abdominales, de forma que algunos movimientos pueden llegar a producir dolor que se presenta esencialmente como una molestia, que se instala de forma progresiva en el transcurso de las semanas o meses y luego se vuelve constante, más frecuentemente durante el ejercicio.

¿Por qué se produce la pubalgia?

El origen de la lesión puede ser traumática (por un golpe) o aparecer de una manera más lenta e insidiosa debido a un desequilibrio de la musculatura adductora o abdominal, que tracciona sobre la estructura ósea púbica, produciendo fuerzas de cizallamiento, que provocan inflamación, pudiéndose cronificar.

Cómo prevenir una pubalgia

La mejor actitud preventiva para una pubalgia es el correcto entrenamiento de la musculatura que la causa, sobre todo isquiotibiales, abdominales y aductores. Este entrenamiento deberá evitar desequilibrios entre la musculatura y realizar un exhaustivo estiramiento de la misma, no sólo realizando estiramientos analíticos sino también de todas las cadenas musculares implicadas.

Tratamientos de fisioterapia para la pubalgia

El tratamiento inicial es el reposo para que la musculatura deje de traccionar sobre el área afectada. La fisioterapia y la osteopatía pueden ayudar a reducir la inflamación con la aplicación de ultrasonidos, láser e indiba, y la realización de técnicas osteopáticas específicas, además de relajar y descontracturar la muscularura implicada con técnicas de masoterapia y punción profunda. Además de relajar la musculatura que causa la inflamación mediante  masaje y estiramientos específicos, así como reeducar las fuerzas musculares al finalizar el tratamiento mediante ejercicios de fortalecimiento. Si la lesión reaparece sucesivamente se contempla, en casos graves y específicos, el tratamiento quirúrgico.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies