Cómo mejorar tu postura es una cuestión que nos planteáis muy a menudo en consulta de fisioterapia. Tras recuperaros de una lesión, contractura…es frecuente recaer y hay que tomar referencias de cómo mejorar nuestra conciencia corporal para así poder mejorar y mantener nuestra postura, y tratar el origen la patología que nos afecte y no sólo sus síntomas.

Cómo mejorar tu postura con cadenas musculares GDS

En nuestro centro hemos incorporado clases de reeducación postural a través de la metodología de cadenas musculares GDS que es un método de fisioterapia que engloba el enfoque comportamental, este método es tanto de prevención como de tratamiento y mantenimiento, y se basa en la compresión del terreno predispuesto (de la tendencia natural afectiva de cada uno).

Desarrollado por Godelieve Denys-Struyf (GDS) durante los años 60 y 70, recibe influencias de diversas:

  • De la osteopatía para algunas técnicas energéticas e isométricas (no tanto de manipulación directa).
  • La noción de cadena muscular la recibe de Mézierés, Bobaht y Kabat.
  • Para las nociones de cadenas articulares, de unidad motriz y coordinación motriz, Piret y Béziers.
  • De la medicina tradicional china para la compresión de las relaciones entre los sistemas.
  • Estudios de bellas artes para la observación

Para entender mejor este método te remitimos a un artículo de la Asociación Española de Fisiotreapeutas, a continuación pasamos a darte unas nociones básicas que desarrollamos en las clases que realizamos para poder empezar a tomar esa conciencia corporal que te ayudará a enteder cómo mejorar tu postura.

Ejercicios de conciencia corporal

  • Un principio básico es la autoenlongación, la sensación de estar “creciendo” hacia el cielo, pisando de forma activa en el suelo y no apoyándonos pasivamente; de esta forma nuestro abdomen estará activo.
  • Nuestra cabeza tiene que mantener esa elongación axial, no dejando que nuestra barbilla se proyecte hacia delante ni que se forme una curvatura acusada en nuestro cuello, para que el peso y las presiones se repartan de forma fisiológica en nuestra columna.
  • Cuando estemos sentados no tenemos que dejarnos caer sobre nuestro sacro y coxis, sino sentir los apoyos de nuestros isquiones y sentir esa fuerza que nos tracciona hacia arriba, para que nuestra columna y nuestros discos vertebrales no sufran fuerzas de compresión que empujen los discos hacia fuera propiciando una protusión o hernias discal.
  • Cuando hagamos los ejercicios de estiramiento no serán breves y analíticos, sino rítmicos y globales, permitiendo a las fascias, a los músculos, a las articulaciones… ir ganando movilidad, haciendo posible la reeducación de los gestos.
  • La respiración tiene una papel protagonista, observaremos si la respiración es libre, si tenemos la sensación de llenar bien los pulmones y de sentir una amplia movilidad costal
    • Observar si nuestro abdomen se contrae en inspiración y se relaja en espiración
    • Sentir la movilidad de nuestro esternón: si se desplaza de abajo a arriba y hacia la cabeza quedando paralelo al suelo durante la inspiración y de arriba a abajo y hacia el abdomen durante la espiración
    • Comprobar que el tórax  ensancha todos sus diámetros en la inspiración y los disminuye en la espiración, comprendiendo su parte superior también.

Estos principios, estas sensaciones, se comparten en muchas métodos, como en la gimnasia abdominal hipopresiva o hipopresivos, no hay que verlos como excluyentes sino como técnicas complementarias.

Si estáis interesados en venir a alguna clase o taller infórmate en nuestro centro , la primera clase la puedes probar de forma gratuita y si quisieras seguir con las clases se haría una sesión individual para poder hacer un trabajo personal más profundo dentro de las clases grupales.