El 27 de mayo se celebra el Día Nacional del Celiaco. El objetivo es defender los derechos de este colectivo, que supone en torno al 1 % de la población europea. Las personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celiaca deben llevar una dieta sin gluten para preservar su  salud. Es muy importante evitar la contaminación cruzada de alimentos y favorecer la oferta de alternativas dietéticas seguras en restaurantes y en el mercado de alimentación.

Sin embargo, la dieta sin gluten no es exclusiva de celiacos. Cada vez más personas no diagnosticadas  empiezan una dieta sin gluten por considerarla más sana. ¿Está justificada esa creencia? A continuación daremos respuesta a esa pregunta.

¿QUÉ ALIMENTOS CONTIENEN GLUTEN?

El gluten es una proteína presente en los cereales más consumidos en la dieta mediterránea, como son el trigo, la cebada y el centeno. También está presente en otros cereales quizá menos conocidos, como la espelta y el triticale, y todos los derivados de los cereales citados (ejemplos:  bulgur y seitán). Por tanto, el gluten está en alimentos como pan, pasta, cerveza, galletas, bizcochos y alimentos procesados que contienen harinas o almidón (sopas, salsas, pizzas, hamburguesas y otros alimentos preparados son algunos ejemplos).

PROS Y CONTRAS DE LA DIETA SIN GLUTEN

 

  • Beneficios de la dieta sin gluten:
    • Para las personas celiacas o con sensibilidad al gluten, es su tratamiento. Es imprescindible para aliviar síntomas (diarrea, distensión abdominal, astenia, etc) y prevenir consecuencias más graves como carcinomas del aparato digestivo.
    • Suprimir el gluten favorece la inclusión o aumento de otros cereales como arroz, amaranto, maiz, mijo o quinoa (aunque esta última es considerada un pseudocereal). Las legumbres también son una opción alternativa muy recurrente. Por ello, seguir una dieta sin gluten puede aumentar la variedad en nuestra dieta.

 

  • Desventajas o riesgos de la dieta sin gluten:
    • Una dieta sin gluten no planificada puede favorecer posibles carencias nutricionales. Lo más frecuente es una menor ingesta de fibra y vitaminas del grupo B, como el ácido fólico.
    • El consumo de productos procesados sin gluten puede reducir la calidad nutricional de la dieta. Muchos de ellos contienen una cantidad de grasas, azúcares y aditivos incluso superior a la de los productos convencionales con gluten. De este modo se mejora su palatabilidad.
    • Llevar una dieta exenta de gluten es más caro.  Los alimentos básicos como el pan o la pasta sin gluten tienen un coste superior a los convencionales (con gluten).

 

ENTONCES…LA DIETA SIN GLUTEN ¿ES MÁS SANA?

Algunos naturópatas y osteópatas aconsejan a sus pacientes una dieta sin gluten para mejorar la sintomatología de diversas patologías o dolencias. Por otro lado, muchas personas se inician en una dieta sin gluten por decisión propia. En ambos casos, muchos pacientes han experimentado una mejora en su salud (pérdida de peso, menor hinchazón abdominal o mejoría en procesos inflamatorios). Pese a todo, los especialistas en nutrición (médicos endocrinólogos y dietistas-nutricionistas) afirman que no hay evidencia científica que avale la afirmación de que la dieta sin gluten sea más sana para las personas no celiacas.

 

CONCLUSIÓN
  • Acude a tu médico de familia si tienes síntomas que pueden ser compatibles con la intolerancia o sensibilidad al gluten.
  • La FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) desaconseja iniciarse en una dieta sin gluten sin haber sido diagnosticado. También aporta unas indicaciones muy interesantes para empezar una pauta de alimentación libre de gluten de una forma segura.
  • Si decides seguir una dieta sin gluten por decisión propia y no por necesidad evita los alimentos altamente procesados. 
  • Se puede seguir una dieta sin gluten sin recurrir a alimentos altamente procesados. Las frutas y verduras de temporada, las carnes magras y pescados son libres de gluten también.
  • Lee la información nutricional del etiquetado de los alimentos. Revisa el contenido en grasas saturadas, azúcares y fibra. Entre dos productos de la misma categoría, escoge la versión más “natural”.
  • Y recuerda: actualmente no existen estudios científicos que confirmen que la dieta sin gluten sea más sana.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies