La tendinitis es la inflamación de un tendón y puede haber varios tipos:

  • En la tendinitis se produce daño en el cuerpo del tendón.
  • En la tendinitis de inserción la lesión tiene lugar en la propia inserción del tendón del hueso.
  • En la miotendinitis se lesiona la unión del músculo y el tendón.
  • En la tenosinovitis afecta a la vaina del tendón.
  • Y en la tenobursitis cuando se inflama la bolsa serosa (bolsa llana de líquido que protege distintas estructuras) anexa.

En raras ocasiones pueden ser provocadas por una infección. Y a veces la inflamación con derrame en el tendón puede derivar en la aparición de calcificaciones en el mismo.

Qué provoca una tendinitis

La tendinitis es originada en la mayoría de los casos por movimientos repetitivos que crean microtraumatismos o agotamiento en la estructura tendinosa. También pueden causarlas impactos sobre la zona o sobreesfuerzos repentinos, como cargas de peso excesivo. El paciente de tendinitis nota calor y limita el movimiento debido a ese dolor.

Cómo prevenir una tendinitis

Se recomienda una adecuada hidratación durante la práctica deportiva para que el tendón no pierda sus propiedades de resistencia y elasticidad. La elección de un material deportivo adaptado a cada deportista puede evitar la lesión del tendón.

Fuera de la práctica deportiva hay que cuidar la ergonomía de los gestos del día a día, para intentar evitar las repeticiones de los mismos, así como levantar peso excesivo.

Y realizar estiramientos concretos de la musculatura, antes del ejercicio y después, y en su defecto al levantarse por las mañanas y al irse a acostar. Para coger una rutina de estiramientos puede asociarlos a momentos en los haga ya algo como lavarse los dientes o cuando monte en un ascensor…

Tratamiento de fisioterapia para curar una tendinitis

La tendinitis requiere, ante todo, reposo. El fisioterapeuta puede descargar la función del tendón para aumentar ese reposo mediante un vendaje funcional. Además, para reducir la inflamación, se puede aplicar ultrasonido, radiofrecuencia (indiba), láser y onda corta; el masaje transverso profundo (ciryax) ayuda a restablecer la normalidad en las fibras del tendón y las corrientes analgésicas palian el dolor. Es recomendable la aplicación de crioterapia, hielo, por el efecto analgésico y antiedema. En caso de calcificación el ultrasonido y el indiba son lo más adecuado para reducirla.