Una de las cosas que más preocupa a las embarazadas es la alimentación en el embarazo. Desde www.tubebeencasa.com, además de preocuparnos de que tu llegada a casa con el bebé sea lo más relajada y tranquila, también queremos dar respuesta a todas esas dudas que surgen durante los nueve meses de gestación y que tienen que ver con aquellos alimentos que debemos incluir siempre en nuestra dieta y otros con los que debemos tener un poco más de control, porque como dice Silvia Blanco, nutricionista de www.centromedicofuentespina.es, “la alimentación en el embarazo será la misma que la de cualquier mujer sana, pero con algunos cuidados especiales”.

Cómo debe de ser la alimentación en el embarazo

Equilibrada, sana, suficiente y frecuente. En estas cuatro patas se debe asentar nuestra alimentación en el embarazo, con el objetivo de cubrir las necesidades nutritivas de la embarazada, satisfacer las exigencias nutritivas para el desarrollo y crecimiento del feto y, por último, preparar al organismo de la mujer para afrontar favorablemente el parto y la futura lactancia.

Alimentación variada en el embarazo

Y aquí nos referimos a que tiene que incluir todo tipo de alimentos de la pirámide nutricional: carne, pescado, huevos, pasta, frutas, verduras, pan…

Alimentación equilibrada en el embarazo

Equilibrada, que no excesiva. En este punto desterramos la leyenda urbana que de abuelas a nietas pasando por hijas se ha extendido: ¿Hay que comer por dos? ¡No! “Los requerimientos de energía aumentan durante el embarazo, pero no se multiplican”, señala Silvia Blanco.

Alimentación frecuente en el embarazo

Como en cualquier dieta es más que aconsejable realizar cinco comidas al día (desayuno, media-mañana, comida, merienda y cena). En el caso de las mujeres embarazadas se puede añadir alguna más con el objetivo de paliar la sensación de vómitos o reflujos.

Alimentación ¡suficiente! en el embarazo

El embarazo supone, entre otros cambios, una modificación más que evidente de nuestro físico. Pero esta metamorfósis “temporal” no tiene por qué obsesionarnos (se considera que la subida de peso estará entre los 6-12 kilos, dependiendo de cada mujer). “Una dieta con un aporte calórico adecuado a nuestras necesidades nos permitirá que el incremento de peso no sea excesivo”, apunta nuestra nutricionista.

Pautas especifícas de alimentación en el embarazo

Mucho se ha hablado sobre si el consumo del queso o la ingesta de jamón serrano deberían prohibirse durante el embarazo, por no hablar del miedo de muchas mujeres de salir a comer fuera. Con la ayuda de Silvia Blanco, desde www.tubebeencasa.com hemos elaborado unas recomendaciones para que la alimentación en el embarazo no se convierta en una pesadilla para ti.

  • Ingerie más cantidad de proteína, procedente de la carne, el pescado y los huevos, para cubrir las necesidades del crecimiento del feto, de la placenta y de los tejidos maternos.
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en hierro, presente en soja, lentejas, espinacas, judías verdes y guisantes, entre otros, y de ácido fólico (brócoli, coliflor, naranja, plátanos…). Es muy probable que tu ginecólogo o médico de cabecera te receta algún suplemento extra de ácido fólico, importante para el desarrollo de bebé.
  • Modera el consumo de hidratos de carbono y no abuses -en fiestas y celebraciones no pasa nada- de los hidratos de carbono simples (azúcar de la mesa, mil, bollería industrial…).
  • Incluye lácteos en tu dieta diaria. Aconsejamos los desnatados, porque contienen la misma cantidad de calcio, pero menos grasa.
  • Consume 5 raciones de frutas y hortalizas al día. Sí, esto es lo que se recomienda en una dieta de una persona que no está embarazada, pero en tu caso la fruta y la verdura debe estar pelada y lavada.
  • Destierra el alcohol de tu dieta. Durante este tiempo que te espera por delante, hazte amiga de las bebidas 0%.

Esperamos que esta información te haya resultado útil y te esperamos en www.tubebeencasa.com con más consejos como estos.