La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé gracias a los beneficios que reporta para la salud de la madre y del lactante. Para la madre, dar el pecho supone un factor protector de cáncer de mama y de ovario, además de ayudarle a recuperar su peso con mayor facilidad. Y, para el bebé, la leche materna es el mejor alimento, ya que tiene una gran calidad nutricional y además reporta otros beneficios a lo largo de la vida como son el fortalecimiento del sistema inmunológico (ya que contiene anticuerpos que le protegerán de enfermedades) y la reducción del riesgo de padecer sobrepeso, obesidad, hipercolesterolemias (colesterol alto) y diabetes tipo 2. Por todo ello, hemos elaborado para ti una lista con todos los productos que debes tener en tu nevera para tener una correcta alimentación durante la lactancia y saber también aquellos que debes evitar.

¿Qué recomendaciones debo seguir para una buena alimentación durante la lactancia?

  • Sigue una dieta equilibrada y variada, incluyendo alimentos de todos los grupos y consumiendo raciones moderadas.

  • Bebe más agua (3 litros diarios aproximadamente), ya que la demanda fisiológica se incrementa debido a la formación de la leche.

  • Incluye más fibra en tu dieta para combatir el estreñimiento. Entre los alimentos ricos en fibra se encuentran:

    • Frutas como las ciruelas, kiwi, plátano –sí, el plátano tiene fibra-, membrillo, higos, fresas y frambuesas.

    • Verduras, entre ellas el tomate, espinacas, acelgas, cebolla, guisantes.

    • Legumbres, principalmente las lentejas, garbanzos y habas.

    • Y, por supuesto, los cereales integrales (muesli, arroz integral, semillas de lino, pan de centeno, sésamo).

  • Consume alimentos ricos en calcio y fósforo, pues existe una gran demanda de estos minerales en este periodo.

    • Podemos encontrar calcio en los lácteos (leche de vaca y de cabra, quesos y yogures), pescados (boquerones, calamares, gambas, ostras, anguilas), verduras de hoja verde (espinacas, canónigos)…

    • El fósforo está presente en el trigo (germen, salvado), las pipas de girasol, los piñones, gran variedad de quesos (en porciones, emmental, manchego, parmesano, de cabra…), el bacalao y el cacao en polvo entre otros.

  • Recuerda incluir vitaminas hidrosolubles (B1, B2, C y ácido fólico) y liposolubles (A, D, E).

    • Entre los grupos de alimentos ricos en vitaminas se encuentran: fruta y verdura fresca, pan integral, lácteos, mantequilla, aceites y verduras de hoja verde.

¿Qué alimentos debo evitar durante la lactancia?

  • Algunos alimentos pueden alterar el sabor de la leche materna y generar un rechazo por parte del bebé. Entre ellos destacan: ajo, alcachofa, apio, cebolla, col, espárrago, nabo, puerro, rábano y las especias picantes.

  • Las bebidas estimulantes como el café, el té y los refrescos de cola, ya que pueden interferir en el descanso del bebé.

  • Las bebidas alcohólicas de cualquier tipo (destiladas o no), pues inhiben la absorción de nutrientes y son un tóxico para el bebé.

Desde el Centro Médico Fuentespina te animamos a cuidar tu alimentación en todas las etapas de tu vida y, si eres mujer, más especialmente durante el embarazo y la lactancia. Nuestra nutricionista puede ayudarte a planificar tu alimentación durante este periodo; de este modo conseguirás un estado nutricional óptimo para que la leche sea de gran calidad y, a la vez, recuperarás tu peso sin gran dificultad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies